Noticia

Diario The New York Times publica extenso artículo sobre misioneros mormones en Uganda

El artículo escrito por Josh Kron, relata las experiencias que viven los misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que son llamados a servir a este país de Africa.

 

Algunos meses atrás apareció en Brodway un musical llamado: "El Libro de Mormon", el que fue producido por personas que  no son miembros de la Iglesia y que de alguna manera caricaturizaba la vida dos de misioneros mormones que, en la historia del musical, eran enviados a Uganda para enseñar el evangelio de Jesucristo.

Ante las insistentes solicitudes de los medios de comunicación, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días emitió el siguiente comunicado en torno al mencionado musical:

"Puede que esta producción entretenga a la audiencia por una noche, pero El Libro de Mormón es un volumen de escritura que cambiará la vida de la gente para siempre ayudándoles a acercarse más a Cristo.”

Han pasado varios meses desde ese acontecimiento y The New York Times realizó un reportaje sobre los misioneros de la Iglesia en Uganda.

El artículo  explica el efecto transformador que tiene el servicio misional sobre los jóvenes, hombres y mujeres, que sirven; el periodista siguió  meticulosamente un día en la vida de los misioneros en Uganda y aclara conceptos erróneos que comúnmente la gente tiene sobre los mormones.

La misión: un efecto que cambia la vida.

Los misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comúnmente se refieren a su servicio misional como uno de los mejores períodos de su vida. Kron da una idea del porqué de esta afirmación.

"A pesar de todo, sus propias vidas están cambiando. Sus valores personales se afinan y comienzan a entender que quieren hacer cuando regresen a casa"

El Élder Michael Zackery Lee, originario de Utah, comenta: "He aprendido más sobre mí en los últimos 20 meses de lo que podía haber aprendido si yo estuviera en casa. Realmente empiezas a entender lo que importa en la vida"

La naturaleza de la obra misional.

Esta comprensión única viene en gran parte de la naturaleza del trabajo que hacen los misioneros - poner primero las necesidades de los demás duante los18 a 24 meses que dura sus misión. La obra misional comienza en uno de los Centros de Capacitación Misional (CCM por sus siglas en español), de los que actualmente existen más de una docena alrededor del mundo. Kron señala que en el CCM los misioneros "Estudian la doctrina, aprenden a enseñar el evangelio y perfeccionan sus habilidades de comunicación. Se enseña el evangelio en alrededor de 50 idiomas que se aprenden en el centro de capacitación en Provo, Utah. Éste cuenta con una capacidad para 4.000 misioneros además de tener un gimnasio, clínica médica y una librería. Los centros de formación en otros países también  preparan a los jóvenes para servir en una de las casi 350 misiones que tiene la Iglesia"

Después de que la preparación en el CCM se ha completado, los misioneros son enviados a su área asignada de servicio y siguen un riguroso programa diario que incluye la enseñanza y el servicio comunitario.

"No hay mucho tiempo para la recreación. Se levantan a las 7:00 de la mañana y a las 8:00 comienzan su estudio personal de las escrituras por una hora; luego estudian como compañerismo durante el mismo periodo de tiempo. A las 10:00 de la mañana salen a la calle a visitar los hogares de las familias que ya están enseñando o buscar nuevas personas para hacerlo. A veces llegan las 9:00 p.m. antes de que regresen a casa; al llegar oran y y revisan lo hecho durante el día,  cocinan la cena y apagan las luces antes de las 22:00 horas. Son educados, nunca agresivos. Sirven voluntariamente para ayudar a los miembros locales y cualquier persona que desee saber sobre como unirse a la Iglesia, incluso es común verlos cavando zanjas o cargando ladrillos. "

La corrección de los mitos que caricaturizan a los miembros de la Iglesia.

Como el periodista Josh Kron acompaña a los misioneros mientras enseñan, se da cuenta que  varias personas con las que se asocian los misioneros tienen conceptos erróneos acerca de la fe.

En la corrección de estos conceptos erróneos, Kron dice: "Los mormones adoran a Jesucristo,  no practican la poligamia y para ellos la Biblia y el Libro de Mormón se complementan uno al otro.

En Chile.

En nuestro país las cosas no son muy diferentes. Miles de misioneros cumplen prácticamente con la misma rutina, visten igual, se levantan a la misma hora, estudian por el mismo periodo, salen a la calle a predicar y servir a sus semejantes.

También es común verlos por los barrios enseñando a todos aquellos que quieran saber del evangelio de Jesucristo. Igualmente común es verlos prestando servicio humanitario en las comunidades donde son asignados. El día del terremoto de febrero de 2010 ayudaron a la gente a escapar y, en los días que vinieron, buscaron y atendieron a todos aquellos que necesitaban ayuda, fueran o no miembros de la Iglesia; retiraron escombros, limpiaron calles, ayudaron a desarmar y armar casas, repartieron agua y comida y terminaron cada jornada completamente extenuados. Sin embargo, tal como sus pares en Uganda, se sienten agradecidos de poder hacerlo y declaran que el tiempo que sirven como misioneros, es en mucho el mejor tiempo de sus vidas.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.