Noticia Destacada

Un siglo del programa de Seminarios

Cuando el reloj recién marca las 5:20 de la mañana y  la mayoría de los estudiantes y trabajadores de Chile aún duermen, Melanie Moya, una jovencita de 16 años de la comuna de La Florida, se levanta para asistir a una clase de religión junto a sus amigos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Preguntada por si es compelida a esta clase tan temprano, su respuesta es inusual para una joven de su edad e intereses; con determinación responde: “Es mi propia  decisión; puedo ver los frutos cuando estoy en el colegio o en otras cosas, es como si mi mente se abriera y tuviera la capacidad de aprender todas las cosas”.
Estas clases, diseñadas para jóvenes de enseñanza media y que se replican en casi  todas las capillas de la Iglesia en Chile y el mundo, son parte del programa de Seminarios de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y que este año cumple 100 años desde su creación. En 1912, en un liceo de Salt Lake City, Utah, Thomas Yates, un ingeniero y empleado de una planta de electricidad, cabalgaba su caballo desde su trabajo para enseñar a los 70 jóvenes enrolados de este naciente programa.
Desde entonces el programa ha crecido y hoy cuenta con más de 370.000 enrolados en 140 países. Los jóvenes estudian 4 años para completar el programa; los cursos, que son básicamente el estudio de las escrituras,  incluyen el Antiguo y Nuevo Testamento, El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia.
Jorge Zeballos, una de las máximas autoridades de la Iglesia en Chile, señala que tuvo el privilegio de ser uno de los primeros alumnos del programa cuando este llegó a Chile en 1972. De su propia experiencia, de la de sus cinco hijos y tantos otros jóvenes que ha conocido, puede dar testimonio de como el estudiar las escrituras temprano en la mañana ayuda a la juventud a estar mejor preparada, tomar buenas decisiones y enfrentar los desafíos de la vida. Preguntado si este esfuerzo de los jóvenes en participar de este programa pudiera afectar su rendimiento escolar, responde que no, que los jóvenes están más despiertos y activos durante el día, forman hábitos de estudio y muy por el contrario el rendimiento en la mayoría de los casos mejora.
Como Melanie, son miles los estudiantes de este programa que expresan que sus vidas se han visto bendecidas por este inspirado programa.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.