Nota de prensa

“El amor motivó los cambios en la política hacia padres e hijos LGBT”, dijo el profeta

El presidente Nelson compartió cinco verdades importantes con los Santos de los Últimos Días en edad universitaria en todo el mundo

 

“Las Escrituras aclaran que Dios quiere lo mejor para todos (véase Moisés 1:39). Su motivo es puro amor. Este motivo no puede ser diferente para los profetas a los que llama para comunicar su amor”, dijo hoy el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a los jóvenes santos de los últimos días en todo el mundo.

En una charla desde la Universidad Brigham Young en Provo, Utah, el enérgico líder mundial de la Iglesia de 95 años, recordó a los jóvenes adultos cinco verdades importantes: (1) Son hijos de Dios, (2) La verdad es verdad, (3) Dios los ama y (4) Él llama a los profetas para que lo ayuden y (5) Pueden saber por sí mismos lo que es verdad. (Para una visión completa de los cinco puntos, lea el texto completo del discurso del presidente Nelson, "El amor y las leyes de Dios").

Sobre el cuarto punto de que Dios nombra a profetas para enseñar la verdad, el presidente Nelson habló abiertamente de cuán delicada puede ser esta tarea para él y sus compañeros líderes de la Iglesia.

"A veces se nos acusa de ser indiferentes cuando enseñamos los requisitos del Padre para la exaltación en el reino celestial (el nivel más alto del cielo revelado en las Escrituras)", dijo el presidente Nelson. "¿Pero no sería mucho más indiferente para nosotros no decir la verdad, no enseñar lo que Dios ha revelado? Es precisamente porque nos preocupamos tanto por todos los hijos de Dios que proclamamos Su verdad". Es importante destacar, dijo el presidente Nelson, que tal comisión para predicar la verdad, “no nos da la autoridad para modificar la ley divina".

El matrimonio y los temas LGBT son áreas en las que la enseñanza de la verdad ha pasado de moda en los últimos años. Aunque muchos gobiernos de todo el mundo han acomodado el matrimonio entre personas del mismo sexo, el presidente Nelson recordó a la audiencia que "Dios no ha cambiado su definición del matrimonio".

El profeta luego hizo la distinción importante entre la doctrina y la política de la Iglesia, citando un mandato de Doctrina y Convenios de la Iglesia revelado a José Smith en la década de 1830 que permite flexibilidad en la administración de la Iglesia.

“Aunque nosotros, de la Primera Presidencia y del Quórum de los Doce Apóstoles, no podemos cambiar las leyes de Dios, sí tenemos el encargo de 'edificar la iglesia y regular todos los asuntos de ella en todas las naciones' (Doctrina y Convenios 107:33). Por lo tanto, podemos ajustar la política cuando el Señor nos lo indique. Recientemente han visto tales ejemplos. Debido a que la Restauración (el proceso de establecer completamente la Iglesia de Jesucristo) está en curso, los cambios de política seguramente continuarán”.

La principal ilustración del presidente Nelson para este punto fue la implementación en noviembre de 2015 y la posterior modificación a principios de este año de la política que impedía que los hijos de padres homosexuales y lesbianas fueran bendecidos o bautizados sin la aprobación de la Primera Presidencia.

"Nuestra preocupación entonces, y una de la que discutimos extensamente y oramos fervientemente durante un largo período de tiempo, fue encontrar una manera de reducir la fricción entre los padres homosexuales o lesbianas y sus hijos", dijo el presidente Nelson. "Queríamos facilitar la armonía en el hogar y evitar enfrentar a los niños y los padres".

Pero incluso una nueva política de la Iglesia no interrumpe el diálogo sobre el tema entre ellos o la oración continua a Dios para obtener orientación adicional y así fue con la política de noviembre de 2015.

“Sabíamos que esta política creaba preocupación y confusión para algunos y angustia para otros. Eso nos entristeció”, dijo el presidente Nelson. “Cuando los hijos e hijas de Dios lloran, por cualquier razón, lloramos. Entonces, nuestra súplica al Señor continuó”.

Desde finales de 2015 hasta la primavera de 2019 (cuando se cambió la política), los líderes de la Iglesia continuaron orando a Dios por ayuda. Señalaron que, en casi todos los casos en que los padres LGBT solicitaron una excepción a la política para su hijo, se concedió la excepción solicitada. En abril de 2019, la Iglesia anunció tres cambios importantes: primero, que los bautismos de niños LGBT pueden ser autorizados por los obispos locales sin la aprobación de la Primera Presidencia; segundo, que los hijos de estas parejas ahora también pueden ser nombrados y bendecidos y, tercero, que la inmoralidad homosexual será tratada a los ojos de la Iglesia de la misma manera que la inmoralidad heterosexual.

"Aunque puede no haber sido así para algunos, los ajustes de política de 2015 y 2019 sobre este asunto fueron motivados por el amor: el amor de nuestro Padre Celestial por Sus hijos y el amor de los hermanos por aquellos a quienes servimos", dijo el presidente Nelson. "Debido a que sentimos el profundo amor de Dios por Sus hijos, nos preocupamos profundamente por cada hijo Suyo, independientemente de su edad, circunstancias personales, género, orientación sexual u otro desafío único".

Lea el texto completo del discurso del presidente Nelson, "El amor y las leyes de Dios".

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.