Noticia

Ayudando a recuperar la esperanza en Valparaíso

La Iglesia dona viviendas de emergencia a afectados por el incendio del 14 de febrero en Rodelillo, Valparaíso.

 

 

Como prueba del verdadero amor hacia las familias damnificadas por el incendio que afectó a parte importante de la ciudad de Valparaíso el 14 de febrero pasado, el Elder Jorge F. Zeballos, una de las máximas autoridades de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el cono sur de Sudamérica, actuando en representación de ella y de sus miembros, hizo entrega de una ayuda humanitaria consistente en 40 viviendas de emergencia, las que serán destinadas a las familias más afectadas por el desastre.

En la ceremonia realizada en la capilla de la Iglesia de Rodelillo, las viviendas fueron recibidas a nombre de la ciudad por su alcalde, Jorge Castro Muñoz, quien no sólo agradeció la donación, sino que también destacó que desde el comienzo del incendio, el cual arrasó con más de 300 viviendas ubicadas en los sectores de Rodelillo y Los Placeres de dicha ciudad, los líderes locales de la Iglesia, junto a un promedio diario de 400 voluntarios provenientes de diversas congregaciones de la región, ayudaron a las familias afectadas removiendo escombros, repartiendo alimentos, medicamentos y vestuario, pero principalmente dándoles ánimo para volver a reconstruir sus vidas.

En la ocasión también estuvieron presentes Helgi Hukdhs, líder de la Iglesia en Valparaíso y los obispos Manuel Ibarra de Rodelillo y Pablo Morales de Placeres; junto a ellos, varias de las familias beneficiadas y miembros de la Iglesia.

Luego de la ceremonia, nuestros líderes invitaron al alcalde Castro y a los presentes a presenciar los avances de la etapa de reconstrucción, visitando una de las viviendas de emergencia que ya se había levantado.

Las familias beneficiadas manifestaron su gratitud por la ayuda entregada por la Iglesia, ya que por las características de las viviendas, más que una ayuda de emergencia, significa el primer paso para volver  a tener un lugar seguro donde vivir.

Las viviendas son prefabricadas en madera, con una superficie de 36 metros cuadrados, con aislantes, divisiones interiores, puertas, ventanas y cielo, entre otras especificaciones, ante lo cual el señor Alcalde comprometió complementar dicha ayuda con instalaciones que les permitan volver a acceder a los servicios básicos que las familias necesitan.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.