Noticia

Un día con personas sorprendentes

Misioneros del departamento de Bienestar de la Iglesia visitaron a niños y jóvenes con discapacidad intelectual de la región de Coquimbo, para hacer una donación al Servicio Nacional de la Discapacidad.

La semana recién pasada, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donó artículos  de ayuda  para personas con algún tipo de discapacidad. Este aporte fue entregado al Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) de la región de Coquimbo, la cuál se encargó de distribuirlos a las instituciones que más lo necesitaban.

La donación consistió en sillas de ruedas, bastones, muletas, platos antideslizantes y cubiertos ergonométricos, sillas especiales para la ducha, mesas adaptadas para sillas de ruedas y colchones anti-escaras.

La ceremonia de entrega se efectuó en el centro laboral Jean Piaget de Coquimbo que acoge en sus aulas a niños y jóvenes con distintas discapacidades intelectuales, y les enseña a desarrollar un oficio como jardinería, mosaico, pintura, tejido con lana, etc.

Durante el acto, lo alumnos del centro mostraron su talento artístico a través de danzas típicas chilenas. Al evento asistieron Alejandro Cornejo, Seremi de Desarrollo Social; Cristián Valencia, Director del Sename Coquimbo, Carolina Maturana, Directora Senadis, Élder y Hermana Berthrong, matrimonio misionero de la Iglesia como representantes del Departamento de Bienestar.

Jorge Mossó, líder de la Iglesia en  Coquimbo, fue entrevistado por Natalie Maturana, periodista del diario "El Día", a quién explicó que siempre estamos dispuestos a cooperar.

Además del centro Jean Piaget, Carolina Maturana, junto al matrimonio Berthrong, hizo un recorrido por la ciudad mostrando otros dos centros que ayudan a las personas con discapacidad. Uno de ellos es la Agrupación Fuerza y Voluntad organizado por un grupo de madres de jóvenes y adultos que manifiestan discapacidad intelectual.

Este grupo de madres posee escasos recursos para ayudar a sus hijos y a otros con discapacidad, pero el amor que sienten por ellos las ha llevado a hacer cosas asombrosas. Ellas se han organizado para descubrir oportunidades y nichos laborales para que los estudiantes de la Agrupación puedan trabajar y generar sus propios recursos y ser autosuficientes. Así por ejemplo, ellos terminan el proceso productivo de la gasa quirúrgica para los hospitales, y dado el alto grado de concentración que pueden desarrollar en tareas específicas como esta, han llegado a ser altamente competitivos en el mercado.

La segunda institución es el Colegio Manuel Rodríguez de La Serena, que con 120 alumnos desde los 4 hasta los 26 años, ha creado distintas iniciativas para insertar a los jóvenes a la sociedad. Una de ellas es un taller de cocina que prepara a los jóvenes para trabajar como manipuladores de alimentos o ayudantes de cocina. Este es realmente digno de ver porque los estudiantes son extremadamente hábiles con sus manos y preparan los alimentos con gran prolijidad y rapidez. En este taller se han preparado muchos que han encontrado trabajo afuera como manipuladores de alimentos y otros oficios relacionados.

Al ver cuan fácilmente nos sentimos decaídos por los desafíos que enfrentamos a diario, es reconfortante y motivador el compartir con  personas como las que están a cargo del Senadis de Coquimbo, gente muy comprometida con su labor de ayudar a las personas discapacitadas y que realizan una magnífica labor de servicio. Pero es especialmente esperanzador el conocer a aquellos que sufren de alguna discapacidad, porque con ejemplo de lucha, trabajo, dedicación y alegría frente a la vida, son verdaderamente un ejemplo de optimismo y superación

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.